14/11/18

Placer sensual

Un hombre esbelto, alto y flaco, la miró de pronto en forma sensual y apasionada con sus grandes ojos negros y luego, mientras la alzaba delicadamente de la cintura en el lugar donde ella se encontraba, fue complaciendo sus cálidos dedos sobre su cuerpo desnudo. Finalmente, en medio de todo aquel delirio, dijo con voz excitada de placer: 
¡Jaque mate!, depositando suavemente sobre el tablero a la bella dama de marfíl.

 









Finalista IV Concurso de Minicuentos.
Incluido en el libro: Calor de tus palabras.
Mundo Escritura . España. Noviembre 2018.

No hay comentarios:

Publicar un comentario