31/12/18

Partida contra la muerte

¿Por qué terminaste tan abruptamente el relato de la partida definitoria final contra la muerte, haciéndome perder con un mate inesperado, si dijiste que yo tenía mejor posición y estaba a punto de salvarme?, protestó el maestro de ajedrez, que era el protagonista principal de la historia escrita en el monitor de la computadora y que había muerto en virtud de ese desenlace.
Al escritor le gustaban esos comentarios de protesta, porque era la prueba fehaciente de la importancia de su obra. Para él si no aparecía algún personaje capaz de rebelarse a su triste destino, su trabajo merecía ir a la papelera de reciclaje.
Es que disponía de solo ciento treinta palabras y debía concluir el cuento para presentarlo al concurso literario , le contestó el escritor. 

 

13/12/18

Los años pasan

Un viejo maestro de ajedrez en una disertación dirigida hacia un grupo de aficionados juveniles, decía que para lograr jugar bien se requiere mucha constancia y dedicación, pero recién con el transcurrir de los años se adquiere la experiencia y sabiduría necesaria como para poder alcanzar el éxito. Mientras tanto, un joven que lo escuchaba, mirándolo con una sonrisa irónica, pensaba que el maestro tenía mucha razón, pero lamentablemente con el paso del tiempo uno se va poniendo viejo.












Finalista II Concurso de Microrrelatos: Recuerdos.
Incluido en el libro Nostalgia otoñal.
Mundo Escritura. España. Diciembre 2018.

12/12/18

Mate en dos

Apasionado por las composiciones artísticas de ajedrez, compuso un problema de mate en dos jugadas que para él era perfecto y lo sub a Facebook . Al principio tuvo mucho éxito con sus amigos aficionados en el tema como él, quienes le ponían me gusta y luego de resolverlo con avidez, lo compartían muy entusiasmados en la red. Pero alguién descubrió que no había considerado en el problema la posibilidad de un enroque, lo que desmoronaba por completo todas las maravillosas combinaciones de relojería que había conseguido construir. Entonces, decepcionado, lo bajó de Facebook, y ahora, mientras sus amigos lo ignoran por completo, le parece que del cuadro del famoso compositor Alexey Troitzky que tiene colgado en la pared, le están brotando lágrimas de los ojos.