28/11/19

Movimiento fallido

El abuelo y el nieto sentados en el sofá del living de la casa jugaban esa tarde una partida de ajedrez, intercambiando las jugadas con una notebook. El abuelo se encontraba en mejor posición, pero no hallaba la mejor variante para poder concretar esa ventaja.

Como el tiempo corría, el niño se cansó de esperar la respuesta y aprovechó para ponerse a leer las historietas del diario, y esa actitud puso bastante nervioso al abuelo.

Fue en esos momentos de tensión, cuando ejecutó por error un movimiento fallido de peón y al pasarle luego la notebook a su nieto para que juegue, vio como se producía el desenlace de la partida en el visor, mientras que el chico con voz aguda y punzante le gritaba: ¡Jaque mate, abuelo!

 

13/11/19

Reunión importante

Crearemos lugares especialmente preparados para que los ajedrecistas buenos puedan seguir disfrutando del juego de ajedrez
― ¿Dónde? ―, indagaron aquellos que conocían la sabiduría de la Diosa Caissa.
― Esos espacios con tableros de ajedrez estarán en el cielo ―, dictaminó.
Todos estuvieron de acuerdo y así concluyó la reunión de los dioses.


La gran mano

Una sensación de placer inundó todo mi ser cuando la vi. Por un momento me dejé llevar por la ensoñación, y me sentí como un adolescente estremecido por unos labios húmedos y carnosos que me suplicaban amor.
Allí estaba ella, lejana y atractiva, con una dulce mirada de princesa, que me parecía como una mezcla de ternura y anhelos, cómplices de los míos. En esos momentos nada me importaba más en mi vida, y cuando paso a paso me fui acercando, me parecía como que estaba ingresando en el paraíso.
Finalmente al llegar a su lado, sentí que mágicamente una Gran Mano alzaba mi cuerpo con firmeza, para desplazarme volando hacia donde ella se encontraba. Pero de ese feliz momento, solo pude disfrutar de un pequeño roce sensual, cuando la levantó conmigo, para luego apartarla rápidamente de mi lado.
Fue entonces que me apoyó con fuerza en el lugar donde ella había estado, y mientras vibraban todas las piezas del tablero, escuché una voz fuerte y atronadora de barítono que decía:
Peón come dama y ¡Jaque mate!


7/11/19

Esperando el mañana

En el lugar donde se fueron encerradas ha oscurecido y el silencio ya hizo su aparición. Hace ya unos minutos que todo ha terminado para ellas y en estos momentos la soledad que las rodea es absoluta. Las voces exteriores ya no existen y sus ecos se han acallado. Acomodadas como pueden en ese pequeño recinto de madera alto y estrecho, deberán soportar largas horas de reminiscencias. Pero esa tortuosa espera no será eterna, porque mañana las piezas saldrán libres otra vez a la luz, para posarse resplandecientes sobre el tablero, a fin de disputar la nueva partida del torneo de ajedrez.


Aterrizaron alienígenas

Cuando descubrieron un ovni que aterrizó en un claro de la selva amazónica, algunos afirmaban que eran alienígenas invasores que buscaban nuestra extinción, mientras que otros pensaban que eran seres inteligentes y pacíficos, deseosos de comunicarse con nosotros.
Por suerte estos últimos tuvieron razón, porque los extraterrestres que lo comandaban manifestaron al bajar que venían a descansar y que solamente querían disputar unas partidas de ajedrez en la tierra para divertirse un poco.
Luego de recibir una serie de jaques mates por parte de mejores jugadores de nuestro planeta, los alienígenas partieron silenciosamente a la semana siguiente tal cual había llegado, sin antes decirnos que aprenderían de sus errores y se prepararían adecuadamente para la próxima visita.