12/10/13

¡Yo le gané a Kasparov!

El día que cumplí los cinco años mi padre me trajo de regalo un tablero de ajedrez que todavía tengo en mi pieza y lo uso para practicar. Él me enseñó los movimientos elementales y ese día la pasamos jugando. Pero en ese tiempo cometió algunas infidelidades que lo llevaron a separarse de mi madre. Desde ese momento prácticamente dejé de verlo. Ya adolescente y viviendo con mi madre, que muy despechada siempre me hablaba mal de mi padre, me constituí en un ser solitario y taciturno, con algunos problemas psicológicos. 
Comencé a jugar ajedrez en el club de mi barrio, porque sencillamente me gustaba. Sin embargo, mientras mis rivales profundizaban con pasión en las tácticas y estrategias del juego, para mí  resultaba una forma  placentera de evadirme de la realidad.  Siempre fui un jugador mediocre, sin ninguna gana de progresar y el éxito me importaba muy poco, envuelto en esa existencia amarga y sin esperanzas.
Pasados algunos años, una tarde me enteré que Garri Kasparov iba a realizar una exhibición de treinta partidas simultáneas en el club de mi pueblo y decidí participar. Y aunque resulte increíble le gané al mejor jugador de todos los tiempos en la historia del ajedrez. Al día siguiente compré el periódico y cuando vi el título que informaba sobre el evento, me sorprendí al leer mi nombre en una parte de la nota. En el artículo me elogiaban sobremanera porque yo había sido nada menos que el único ganador en esas simultáneas y eso me emocionó muchísimo.
Cuando llegué al club a la semana siguiente me senté en una mesa vacía y mientras esperaba que algún amigo se sentara para jugar conmigo, recordé aquella partida. En la jugada veintitrés Kasparov que estaba en posición ganadora, tomó la torre e inmediatamente lo noté algo turbado. Allí me di cuenta que se había equivocado y que no tenía otra opción que jugarla en un lugar que yo se la capturaría. En ese mismo  momento sonriendo gentilmente y dándome la mano abandonó la partida, sin que yo pudiera reaccionar de la sorpresa.
De pronto, una persona que pasó al lado de mi mesa en el club me volvió a la realidad. Me miró y dirigiéndose hacia mí, me preguntó:
- ¿Usted fue el que le ganó a Kasparov?
- Si, fui yo -, le contesté escuetamente, tratando de disimular un sorpresivo orgullo que me surgía con fuerza desde el fondo de mi alma. Se ve que la gente desconocía el hecho de que yo no había tenido ningún mérito en lograr aquel triunfo y luego me mantuve callado. Qué necesidad tenía de contarle que había sido por un error involuntario de Kasparov y que realmente esa causa fortuita permitió que ganara la partida.
Estaba ensimismado en esos pensamientos, cuando escuché a tres personas que hablaban en una mesa contigua.
- ¡Ese tipo le ganó a Kasparov! -, dijo uno de ellos, señalándome con admiración con la cabeza. Entonces permanecí quieto, fingiendo no haberlo visto, ni escuchado.
Pero en esos momentos, yo que siempre había sido un pusilánime, comencé a sentirme inmerso en los dominios de la soberbia. Me parecía como que realmente había conquistado ese éxito librando sobre el negro y blanco del tablero, la gran batalla ajedrecística de mi vida. 
- ¿Pero esa fama no fue en realidad más que un producto del azar? -, preguntaba mi razón con modestia. 
- ¡Claro, pero fuiste el único que ganaste y nada menos que a Kasparov! -, contestaba mi ego con vanidad.
Luego con el devenir del tiempo se me fueron olvidando los detalles, las reacciones y las circunstancias de este acontecimiento ajedrecístico. Pero aunque parezca mentira, el orgullo por ese triunfo fortuito me ayudó muchísimo para recomponer el triste destino que en aquellos momentos estaba llevando el camino de mi vida.
 


Publicado en el libro “La caja del tiempo” 
Editorial Alsina. Buenos Aires. 2013.

3 comentarios:

  1. Te felicito Nestor, no por ganarle a Kasparov tal como cuentas, sino por tu relato y que te sirviera para recom`poner tu vida. En este maravilloso juego, creo, que de revote, nos enseña a vivir, yo, lo estoy experimentando y creo que ganamos como personas con el Ajedrez.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Te digo que es un cuento de ficción. Pero igual: !que reconfortante habría sido ganarle a Kasparov! .Como me hubiera levantado mi ánimo ajedrecístico, aunque le hubiera ganado en forma fortuita. Nosotros los que amamos el ajedrez, conocemos muy bien esas cosas.

    ResponderEliminar
  3. Yo pense que era una historia real. Lo cuentas con tanto detalle y sentimiento. Muy buena.

    ResponderEliminar