5/10/18

La partida universal

El niño estaba esa noche recostado en su cama frente a un tablero de ajedrez, jugando su última partida contra un rival imaginario al que siempre le ganaba, pensando con su ingenuidad infantil que él era imbatible. De pronto, cuando el cansancio y el sueño empezaban a invadirlo escuchó un pequeño murmullo, como si alguien en el dormitorio tratara de llamar su atención.
— ¿Quién es? —, preguntó.
Al no obtener respuesta, el niño detuvo su juego para ver de donde provenía aquel extraño sonido que había llegado a escuchar. Fue allí cuando imprevistamente apareció la figura de un pequeño extraterrestre, quien parado frente a su cama  le dijo:
—Niño, veo que no tienes con quien jugar. Si tú lo deseas podemos enfrentarnos en una partida.
— ¿Pero, es que tu juegas al ajedrez? —, preguntó el niño.
— ¿No sabes que el ajedrez se juega en todo el universo?, le contestó sonriendo el extraterrestre.
— ¿Por qué no lo averiguas jugando, o es que te sientes agotado? Si es así, podemos dejarlo para otra noche —, le recalcó.
— ¡No te vayas!, que aunque estoy algo cansado me parece bien que disputemos la primera partida de ajedrez en la tierra y te demostraré que los humanos somos superiores —,  le contestó el niño con soberbia.
Entonces el chico colocó las piezas en el tablero en la posición inicial, en tanto el extraterrestre se sentaba en la cama frente a ese tablero de cuadrados blancos y negros, para comenzar el juego.
Pero ya desde la apertura el niño comenzó a cometer errores groseros y veía como el extraterrestre le iba comiendo las piezas una por una, causándole un enojo enorme, justamente a él, que se consideraba un jugador invencible.
— ¡Jaque Mate! –,  exclamó finalmente el extraterrestre.
Entonces el niño exacerbado por el desenlace del juego, derribó las piezas del tablero de un manotón, mientras el extraterrestre desaparecía sorpresivamente de su vista.
Fue allí que se despertó en la cama y se incorporó mirando las piezas del juego de ajedrez dispersas por el piso, con los pensamientos llenos de una humana resignación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario