26/10/19

El anciano criticón

Un anciano que era muy popular y conocido en el club de ajedrez, concurría asiduamente para observar con gesto serio y solemne las partidas de los torneos, pero se la pasaba criticando las jugadas que realizaba un joven ajedrecista que participaba en los mismos. Al terminar cada una de sus partidas, le reprochaba haber adoptado una apertura determinada o no efectuar tal o cual variante en el medio juego, o haber dejado un peón aislado en el final. El anciano parecía disfrutar persiguiendo y martirizando al joven con sus punzantes críticas.
Un día se produjo una conmoción en el club, cuando se enteraron que el viejo había fallecido repentinamente de un síncope cardíaco y entonces el joven pensó que para él sería un alivio en su futuro ajedrecístico. Pero a la semana siguiente del velorio comenzaron a pasar cosas extrañas en su casa. El joven percibía la presencia del anciano por todos lados y llegó hasta a escuchar sus pasos en las habitaciones contiguas y su tos ronca en el baño cuando no había nadie en la casa.
Una noche, mientras dormía después de haber perdido en una intensa partida disputada en el club, se despertó sobresaltado porque le pareció percibir la presencia del anciano junto a él, y al abrir los ojos, lo invadió el pánico al ver su imagen fantasmal parada al pie de su cama. Entonces, trató de sobreponerse relajando sus nervios, y abriendo los labios como pudo, le preguntó:
— ¿Qué es lo que quieres decirme?
El anciano acercó su espectral cara al rostro del ajedrecistas y le susurró a su oído:
— La partida que jugaste esta noche fue una porquería, no deberías haber aceptado ese sacrificio de peón que estaba envenenado.
El joven no lo podía creer: ¡El anciano criticón había vuelto desde el más allá para reprocharle como jugaba!
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario