14/6/19

Remordimiento

Cállate y dime qué tengo que hacer para que me dejes. Es cierto que me equivoqué tontamente y perdí la gran oportunidad ajedrecística de mi vida. 
¿No te parece que ya he tenido suficiente sufrimiento con la pérdida de la partida?
Por favor remordimiento, márchate de mi conciencia, vuelve de donde viniste y déjame dormir tranquilo, que ya no soporto más el hecho de no haber visto anoche esa sencilla jugada ganadora.


No hay comentarios:

Publicar un comentario