2/9/19

El mejor jugador de ajedrez del mundo

Cuando el padre comenzó a enseñarle a jugar al ajedrez a su hijita de ocho años, la niña cometía unos errores muy groseros, típicos de todo principiante. Por tal motivo, el padre se equivocaba expresamente, como forma de continuar con la partida, tratando de poder seguir inculcándole en forma didáctica las vicisitudes y características del juego.
Por suerte para él, cuando en el final de la partida la pequeña daba vueltas y vueltas dando jaques con dama y rey a su solitario rey, ella encontró sorpresivamente la forma de propinarle el ansiado jaque mate definitorio de la partida. Al terminar el juego, la nena quedó muy emocionada con el triunfo, y abrazando a su padre le dijo:
ꟷ Estoy muy contenta porque le gané a mi papá, que es el mejor jugador de ajedrez del mundo.
Entonces el padre le sonrió con cariño y tratando de demostrarle cierta incredulidad, le preguntó:
ꟷ ¿Cómo lo sabes? Si tú no conoces como juegan los otros papás del mundo.
Fue allí, cuando lo sorprendió la respuesta de la niña:
ꟷ Es que no me hace falta conocer a ninguno de ellos, porque tú eres el único papá que tengo en el mundo.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario