19/9/19

Sacrificio salvador

El jugador de ajedrez había ganado su primera partida en el torneo y como quería seguir en esa senda, en la siguiente partida jugó en forma demasiado agresiva en la apertura, hasta que la fría realidad le hizo ver al entrar en el medio juego, que su ataque había sido prematuro. En ese momento de desesperación intuyó que solo sacrificando un caballo podría tener alguna esperanza de ganar, porque de lo contrario, su ataque se diluiría por completo.
Cuando valientemente realizó el sacrificio, descubrió en esa posición muchas más cosas que las que hubiera imaginado que existían. Hasta que por suerte para él, en medio de la zozobra que le fue prorvocando la complejidad de la posición, al producirse unos tensos cambios de piezas, logró finalmente triunfar en esa emocionante partida.
Luego, en el tradicional análisis post morten que realizó con su rival, a la que se acoplaron varios espectadores, comenzaron a preguntarle que habría respondido ante otras hipotéticas jugadas y fue allí que mientras trataba de explicarles, el jugador fue haciendo aún más descubrimientos de variantes, que ni por asomo había considerado.
Finalmente, cuando con un cierto engreimiento les mintió que había visto esas combinaciones sobre el tablero, todos quedaron satisfechos por sus aseveraciones, mientras pensaba que realmente había ganado por haber tomado esa valiente determinación, dado que ese sacrificio había sido demasiado profundo, como para poder ser dilucidado por completo durante el desarrollo de la partida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario