22/2/20

El peón diferente

Había una vez un peón blanco que al llegar a la última fila del tablero de ajedrez, sintió en unos segundos como que una rara metamorfosis se estaba operando en él. Y al convertirse en un nuevo ser con una apariencia diferente, se avergonzó, pensando en las miradas suspicaces y burlonas que seguramente le lanzarían los otros peones.
Pero un momento después quedó tan asombrado, que ni él mismo lo podía creer. ¡Se había transformado nada menos que en la bella dama que ahora reinaba a todos los peones blancos del tablero!

Moraleja: Ser diferente no debe avergonzar a nadie.


No hay comentarios:

Publicar un comentario