10/7/19

La dama infiel

— Sos un incapaz que no sabes defender tu reino. Deberías haber actuado con ese carácter valiente y decidido que tiene aquel peón, que siempre va hacia delante y nunca retrocede —, le dijo la dama, señalándoselo al rey.
— Sin embargo, todavía estás conmigo y aún no está todo perdido—, le repicó el rey.
— Sos un rey obcecado que no te das cuenta que las fuerzas enemigas ya nos están cercando. Ahora no me queda más remedio que buscar a alguien para que me proteja de las amenazas, porque si me atrapan cae el reino —, le dijo la dama, y al terminar la frase, cuando repentinamente el rey giró la cabeza, se dio cuenta muy sorprendido que ella ya no estaba a su lado.
La muy infiel se había ido corriendo presurosa para guarecerse del peligro que la asechaba, tras ese joven y esbelto peón que la había subyugado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario