16/4/22

Desánimo ajedrecístico

Hundido en el desánimo me encuentro

con el corazón inmerso en la pena,

la angustia en mi cuerpo desencadena

y un jaque doloroso llevo dentro.


Al iniciar el juego me concentro

y en la apertura hice bien mi faena,

pero al no tomar una senda buena

un final muy triste fue el epicentro.


Una esperanza surgió en un instante,

mas se esfumó carente de emoción

cuando comprendí que era un desatino.


Por eso, para seguir adelante,

no me queda en ajedrez otra opción

que mejorar este juego anodino.










Finalista IV Concurso de Sonetos. Así te lo cuento.

Publicado en el libro: Respuesta.

Concursos Literarios en Español. España. Enero 2020.


7/4/22

La muerte del peón

Ese peón avanza con soltura

para llegar a la última línea

y allí comienzan su lucha

para obtener su recompensa.

Encuentra muchos obstáculos.

Los poderosos lo acosan

y desde el campo enemigo,

las amenazas se incrementan.

Veloces caballos con astucia

tratan de impedir su avance.

Las torres mucho lo acucian

y la dama y alfiles también

Por suerte, sale indemne

entre todos esos peligros

y por fin, alcanza triunfante

aquella soñada última línea.

Con los aires de victoria

llega al momento exacto.

¡Con que tesón luchó el peón

para lograr su propia muerte!




4/4/22

El ajedrez

Desde que se conoció el ajedrez,

los jugadores gozaron de su belleza

a través de muchos siglos

como si fueran estrellas en un cielo.


Mas el hombre no lo inventó,

sino que lo descubrió en el universo

donde están todas las creaciones

como si fueran partidas en un gran trebejo.


Y quizás no haya sido en este universo

sino en uno de los múltiples universos.

¡Ajedrez: maravilloso y sublime,

que tan sólo un Dios pudo crearlo!










Publicado en el libro Inquietudes Literarias.

Editorial Alsina. Buenos Aires. 2011.