4/4/22

El ajedrez

Desde que se conoció el ajedrez,

los jugadores gozaron de su belleza

a través de muchos siglos

como si fueran estrellas en un cielo.


Mas el hombre no lo inventó,

sino que lo descubrió en el universo

donde están todas las creaciones

como si fueran partidas en un gran trebejo.


Y quizás no haya sido en este universo

sino en uno de los múltiples universos.

¡Ajedrez: maravilloso y sublime,

que tan sólo un Dios pudo crearlo!










Publicado en el libro Inquietudes Literarias.

Editorial Alsina. Buenos Aires. 2011.

No hay comentarios:

Publicar un comentario