12/1/19

Reencuentro en el parque

El parque está triste y nublado en ese otoño, el sol aparece de a ratos, mientras una leve brisa fresca arrastra las hojas muertas de los árboles con suaves ráfagas de nostalgia. El anciano llega por fin y luego de sentarse en un banco, despliega sobre un tablero las piezas de ajedrez, y empieza a desarrollar en soledad una partida publicada en un recorte de diario. Su viejo amigo con quien jugaba allí habitualmente, se ha enfermado y hace mucho tiempo que no viene.
De pronto alguien aparece a los lejos caminando con sus zapatos gastados por un largo sendero de polvo de ladrillo. Cuando el anciano levanta la cabeza y lo ve acercarse, se le ilumina la cara ante el inminente reencuentro. ¡Tenía tantas ganas de jugar una partida de ajedrez con su amigo!
Y entonces, el parque ya no está triste y se prepara entusiasmado para presenciar la partida, mientras las ramas de los árboles que dan una tenue sombra se estremecen y dejan pasar entre sus hojas amarronadas unos rayos de luz, para que la escena sea más hermosa.



No hay comentarios:

Publicar un comentario