10/7/19

La partida inconclusa

Después del holocausto nuclear ya nadie con vida existía en la tierra, y solo había quedado operando con su batería una notebook. Estaba esperando que el ajedrecista que jugaba una partida con uno de sus programas, ejecutara la movida correspondiente, antes que se produjera la hecatombe. De pronto, frente a ella apareció mágicamente el espíritu corporizado de Capablanca, deseoso de ganarle a la máquina esa última partida de ajedrez inconclusa de la humanidad.
 



No hay comentarios:

Publicar un comentario