4/1/22

Seguimos jugando

Mi dueño murió hace unos meses, pero seguimos jugando en nuestro departamento. La muerte me ha arrebatado una parte de la convivencia, pero la soledad no me pesa, porque de alguna manera nos seguimos encontrando. No nos vemos durante el día, pero todas las noches siento que me enciende, y al percibir que se mueven las piezas de ajedrez en mi monitor de tablet, yo sé que está a mi lado. Lo único que me inquieta es que a veces no me gusta la partida, y entonces me empaco y lo obligo a reiniciar.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario